Saltar al contenido

Cómo conservar la lechuga fresca y verde durante más tiempo

septiembre 9, 2020

Cómo conservar la lechuga fresca

La lechuga es uno de los alimentos que más se consume en una gran cantidad de países de todo el mundo, sobre todo aquellos en los que se sigue una dieta mediterránea. En la actualidad existen una enorme cantidad de tipos de lechuga, destacando la lechuga iceberg, la lechuga romana o la lechuga batavia, al margen de dos grandes clásicos del mundo verde como son la rúcula y la escarola.

Si eres uno de los muchos que devora lechuga a todas horas, hoy vamos a ofrecerte unos interesantes trucos para que aprendas cómo conservar la lechuga fresca y en perfecto estado durante más tiempo.

Cómo conservar la lechuga en la nevera

Las lechugas que compramos en la frutería, sean del tipo que sean, se conservan sin estar en la nevera. Sin embargo nada más que llegamos a casa solemos meterlas en la nevera, algo que es recomendable, pero no imprescindible. Y es que si tenemos un lugar fresco en casa podemos almacenarla ahí durante algún tiempo.

Si no disponemos de ningún lugar fresco y queremos disponer siempre de una lechuga verde y fresca deberemos de meterla en la nevera, utilizando eso sí, en el caso de que lo tengamos, el cajón especial para hortalizas. Además no debemos de olvidarnos que la lechuga crece a ras de suelo y por tanto puede tener bichos o suciedad que acorten su vida, y que debemos de intentar retirar antes de introducirla en la nevera.

Lechuga en la nevera

Si vas a guardar la lechuga en la nevera limpiándola antes, debes de seguir estos consejos;

  • Lava las hojas con agua. También puedes usar unas gotas de lejía para uso alimentario, eso sí, asegúrate de limpiarlas bien después de usar este producto.
  • Seca bien las hojas, usando papel de cocina para que absorba toda la humedad posible o bien con un centrifugador especial.
  • Guarda las hojas enteras, sin trocearlas, ya que de esta manera podrás mantenerlas en la nevera en perfecto estado entre 3 y 5 días.
Bestseller No. 1
Westmark SA. Salatschleuder r/gr geschrumpft mit Einleger
  • Fabricado en Alemania de alta calidad: el spinner de ensalada Westmark está entre los mejores del mundo y está...
  • Material: cada producto está fabricado con polipropileno de alta calidad. Vea a continuación para más detalles.
  • Fácil y listo para usar: este producto fácil de usar separará los líquidos de tu ensalada con poco o sin esfuerzo....
Bestseller No. 2
BERELA HOME - GRINDAL Centrifugadora Ensalada, Centrifugadora de Lechugas Color Azul, Escurridor de Ensalada Libre de BPA, Centrifugador de Verduras de 2,5 L
  • ✔ Máxima Eficiencia - El filtro de la canasta gira a alta velocidad para expulsar el agua y la suciedad rápidamente...
  • ✔ Bidireccional – El rotador de la tapa puede rotar a la izquierda o a la derecha.
  • ✔ Capacidad - La capacidad es de 2,5 litros.
RebajasBestseller No. 3
OXO Good Grips Centrifugadora para ensalada
  • Permite lavar y secar lechuga, hierbas, frutas o verduras con una simple pulsación de la bomba. El botón de freno...
  • La base antideslizante fija la centrifugadora a la encimera; la bomba antideslizante es suave al tacto
  • La cesta puede utilizarse por separado como colador, y el recipiente, libre de BPA, es perfecto para servir la ensalada

También debes de tener en cuenta que es mejor mantener las hojas de nuestra lechuga enteras y si por ejemplo tenemos una lechuga iceberg, es mejor guardarla de hoja en hoja, sin trocearlas. De esta forma la podremos conservar fresca durante mucho tiempo en la nevera sin ningún tipo de problema.

A continuación te mostramos una serie de consejos para conservar tu lechuga, sea del tipo que sea, en tu nevera;

  • No elimines las posibles gotas de agua que pueda tener la lechuga, siempre que sean de origen, ya que pueden mantenerla fresca y ayudar a su conservación.
  • Guárdala dentro de una bolsa y procurando que las hojas no toquen en ningún caso las paredes de la nevera.
  • Arranca las hojas con la mano, según vayas necesitándolas.

Cómo mantener las lechugas verdes

Lechuga verde

Mantener las lechugas verdes es algo que todos queremos, ya que no es lo mismo comer una lechuga con su color original, que una de un color totalmente diferente al verde intenso que suelen tener. Las lechugas iceberg y la lechuga romana son las que más suelen durar en el frigorífico, aunque que para que cualquier lechuga se conserve fresca y verde te recomendamos que sigas los siguientes pasos;

  • Separa las hojas de la lechuga, sin cortarlas en trozos y lávalas con agua fría. Si lo deseas también puedes desinfectarlas, aunque no suele ser necesario.
  • Ahora seca muy bien cada hoja, para lo que puedes usar por ejemplo papel de cocina o un centrifugador de verduras, un utensilio de cocina realmente útil.
  • Guarda las hojas de lechuga, una vez estén secas, en un recipiente, colocando un trozo de papel de cocina entre hoja y hoja para que absorba cualquier posible resto de humedad.
  • Para acabar recuerda que la mayoría de neveras tienen un cajón especifico para guardar las hortalizas. En él puedes guardar la lechuga batavia, la lechuga iceberg o cualquier otro tipo de lechuga, manteniéndose fresca y verde durante unos cuantos días gracias a la temperatura especial que hay en este compartimento. Recuerda eso sí no almacenar lechuga ya lavada más de 3 o cuatro días ya que con el paso del tiempo va perdiendo sus propiedades y también, queramos o no, su característico color verde.

6 sencillos trucos para conservar la lechuga

Por último queremos ofrecerte una serie de sencillos trucos para que puedas conservar la lechuga, algo que es realmente sencillo;

  • Compra, siempre que puedas, las lechugas verdes y lo más frescas posibles. Fíjate en su color, ya que cuanto más verdes sean es mucho mejor. Otro detalle en el que puedes fijarte es que tenga muchas hojas, ya que en ocasiones se les arrancan las hojas en mal estado para que mejore su presencia.
  • Evita que las hojas de la lechuga iceberg, romana o la que sea toquen las paredes de la nevera, o acabarán pudriéndose rápidamente. En la medida de lo posible colócalas en la nevera, dentro de una bolsa y en el cajón para las hortalizas como ya te hemos comentado en varias ocasiones a lo largo de este artículo.
  • Arranca las hojas a medida que las necesites, sin sacar la lechuga entera de la nevera para evitarle cambios bruscos de temperatura.
  • No dejes nunca las hojas de lechuga a remojo, salvo que estén un poco marchitas, algo que les permitirá hidratarse y recuperar con ello parte de su frescura.
  • Evita que la lechuga tenga contacto con alimentos como el plátano, los tomates o las manzanas, ya que estos desprenden gas etileno que acelera el deterioro de este vegetal.
  • No congeles nunca la lechuga, no merece la pena ya que su sabor, su textura e incluso su color no son el mismo después de pasar por el congelador.

¿Preparado para tener la lechuga siempre fresca y verde con la información y los trucos que te hemos dado?, cuéntanos si sabes alguno más en el espacio reservado para los comentarios de esta entrada o bien a través de alguna de las redes sociales en las que estamos presentes. Si el truco o consejo es bueno lo añadiremos a este artículo para enseñárselo a todo el mundo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies