Saltar al contenido

Cómo limpiar las persianas por fuera de una forma sencilla

julio 20, 2020

Cómo limpiar las persianas

Limpiar las persianas de nuestra casa puede ser una tarea un tanto complicada, sobre todo si las queremos limpiar por fuera. En no pocas ocasiones, desde la calle, miramos hacia las ventanas de nuestra casa y nos damos cuenta de la enorme cantidad de porquería que se acumula en las persianas. Esto se puede solucionar, sin complicarnos demasiado la vida, y sobre todo sin poner en riesgo nuestra vida.

En este artículo te vamos a explicar cómo limpiar las persianas, por dentro y por fuera, de una forma sencilla y sin demasiadas complicaciones. Sigue leyendo, y no dejes una vez más para mañana la engorrosa tarea de limpiar una de las partes más importantes de tu casa.

Cómo limpiar de forma correcta una persiana

Limpiar persianas

Lo primero que debes de saber para limpiar una persiana, y hacerlo además de una forma correcta, es saber de qué material están hechas. Y es que no se utilizan los mismos productos para limpiar una persiana de madera, una persiana de aluminio o una persiana de PVC.

Una vez conozcas el material del que están hechas tú persiana podrás elegir el producto de limpieza más adecuado. En el caso de que no seas capaz de distinguir en que material están fabricadas tus persianas, siempre puedes recurrir a la ayuda de un persianista.

Además también influye a la hora de comenzar la limpieza, el color de la nuestra persiana. Una persiana de color blanco siempre es más dificultosa a la hora de limpiar y dejarla reluciente.

Por normal general, si no queremos adquirir algún producto de limpieza especializado (ten en cuenta que no sea un producto abrasivo), de los muchos que se venden en droguerías o supermercados, podremos recurrir al jabón neutro y el agua caliente. Si la suciedad está bien pegada o ha pasado mucho tiempo desde la última vez que limpiamos nuestras persianas, siempre podremos recurrir a una vaporeta que nos ayudará en gran medida a terminar con cualquier tipo de suciedad.

Para realizar la limpieza bastará con que frotemos toda la persiana y después la aclaremos para que no queden restos de jabón. Dependiendo de la suciedad deberás de emplearte más a fondo o menos para eliminarla por completo.

Cómo limpiar la persiana por la parte de afuera

Limpiar persina por la parte de afuera

Para limpiar una persiana por la parte de afuera, se pueden dar dos casuísticas. La primera de ellas es que tengamos acceso a la parte exterior de la persiana, lo que nos facilitará muy mucho las cosas, o que no tengas acceso a ella, como nos va a pasar en la mayoría de los casos.

En el caso de que tengamos acceso a la persiana por la parte de fuera, bastará con que la bajemos de forma parcial. Ahora podemos frotarla con un cepillo de cerdas blancas, para eliminar la suciedad, y a continuación usar el aspirador para dejarla totalmente limpia. Como último paso podemos usar un trapo o bayeta con agua caliente y jabón neutro para terminar de dejarla totalmente limpia.

Si no tenemos acceso a la parte exterior de la persiana, la cosa se complica, pero por suerte no demasiado. Y es que bastará con abrir el cajón de la persiana donde esta se enrolla. Normalmente bastará con quitar la tapa que cubre el cajón que viene sujeta con unos pocos tornillos.

Una vez tenemos la persiana enrollada al descubierto, bastará con que subidos a una escalera vayamos limpiándola con agua y jabón. Desenrollando poco a poco la persiana, podremos ir limpiándola por zonas, y dejarla igual de limpia que el día que la estrenamos.

Cosas que nunca debes de hacer para limpiar las persianas

Como no limpiar las persianas

Ya os hemos explicado lo que debemos de hacer para poder limpiar nuestras persianas, pero no sobra comentar lo que nunca debes de hacer. Esto se traduce en que nunca debemos de tratar de limpiar las persianas desde fuera, es decir sacando nuestro cuerpo por la ventana.

A buen seguro que en alguna ocasión has visto a alguna persona con medio cuerpo fuera o con una pierna por fuera de la ventana, apoyada en el alfeizar. Esto es muy peligroso, y por muy sucia que esté la persiana, jamás debemos de limpiarlas así.

Por supuesto tampoco debemos de subirnos a una escaleras, como en la imagen superior, o arriesgar nuestra integridad de una u otra forma, para realizar una limpieza.

¿Has aprendido cómo limpiar las persianas de una forma sencilla y sin ponerte en riesgo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies