Saltar al contenido

Qué es y cómo preparar aceite de coco

diciembre 1, 2020
Cómo preparar aceite de coco

A nivel mundial, la palmera que más se cultiva es el cocotero, esta brinda un espectacular fruto de cáscara gruesa con pulpa blanca y aromática: el coco. Una fruta tropical que ofrece múltiples usos, de ella se deriva el tan conocido y usado aceite de coco. Continúa la lectura y obtendrás información útil, de los distintos usos y beneficios de este aceite.

Aceite de Coco

Uno de los pocos aceites de origen vegetal que se obtiene a través del prensado de la pulpa de su fruta  es el aceite de coco, el cual contiene en su composición casi 90% de ácidos grasos saturados, esta característica lo hace lento en el proceso de oxidarse, lo cual quiere decir que resiste hasta seis meses sin dañarse o ponerse rancio.

A pesar de tener esta característica positiva en cuanto a su duración, vale la pena mencionar que es recomendable evitar el uso excesivo, ya que la grasa saturada que posee puede ser causante de enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo se obtiene el Aceite de Coco?

Utilizado para usos distintos, el aceite de coco se puede adquirir desde la fruta, por medio de un proceso en seco y otro húmedo.

Extracción de Aceite de Coco: Procedimiento en seco

Para obtener el aceite a través de este proceso es necesario extraer la carne de la fruta y secarla, puede ser de tres formas distintas: usando fuego, la luz solar o con el uso de hornos industriales. Una vez que la copra está lista, se disuelve con hexano o se presiona usando un molino, para extraer el aceite.

Cabe destacar que una porción del aceite se pierde en el proceso de extracción.

Extracción de Aceite de Coco: Procedimiento húmedo

En este caso se usa el coco crudo, las proteínas de la fruta producen una emulsión de aceite.

Lo más difícil de este procedimiento es separar el aceite de la emulsión. En tiempos remotos se separaban por medio de la ebullición prolongada, en vista de la modernización, ahora se usan nuevas técnicas como el pretratamiento con maquinarias industriales, las cuales combinan temperaturas, ácidos, sales y ondas expansivas, que facilitan la separación de la mezcla.

A partir de la leche de coco también se puede producir el aceite, eliminando de la concha, la carne fresca, hay que lavarla, luego rallarla y secarla. Acto seguido se usa una prensa manual para sacar el aceite de coco. O se hierve con agua, al reposar queda separada la mezcla.

Tipos de aceites de coco

De acuerdo a los diferentes procedimientos en los que se obtiene el Aceite de Coco, se encuentran dos tipos con usos diferentes. Al conocer en detalle cada uno de ellos sabremos cuál conviene más de acuerdo al uso que se le quiera dar.

Primeramente está el aceite de coco extra virgen, este es el más indicado a la hora del uso alimenticio o comestible, en vista de que este aún conserva los atributos (hierro, potasio, vitamina c, ácido fólico) de la fruta.

En segundo lugar, el aceite de coco refinado, una vez que se procesa por medios industriales el producto pierde el sabor y el olor natural de la fruta. En este aspecto se usa para la cosmética ya que aporta suavidad a las cremas corporales. Al igual que en los labiales y algunas cremas tapa poros.

Este aceite refinado se usa mayormente en el aspecto industrial ya que da buenos resultados en el tratamiento de la piel y el cabello.

Beneficios del aceite de coco

Beneficios del aceite de coco

En vista de que es un producto usado desde la cocina hasta la higiene, el aceite de coco aporta una cantidad innumerable de beneficios entre los cuales destacan principalmente:

  • El fortalecimiento del sistema inmune, protege a la persona de microrganismos y enfermedades.
  • Mantiene equilibrado los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Ayuda a favorecer el proceso digestivo y la circulación intestinal.
  • Favorece en la quema de grasa abdominal y la pérdida de peso
  • Estimula la función tiroidea.
  • Alivia los síntomas de la psoriasis y los eccemas.
  • Protege la piel interna de las fosas nasales.
  • Sirve para estimular el sueño, ya que produce melatonina.
  • Alivia el dolor de garganta.
  • Alivia los síntomas asociados con las hemorroides.
  • Ayuda a reducir los eventos epilépticos.

Usos del Aceite de Coco

En vista de los múltiples beneficios para la salud que posee el Aceite de Coco, se puede decir que los usos de éste van desde la cocina hasta la cosmética, incluyendo  también  la industria farmacéutica.

Alimenticios

El uso más común en la cocina es para freír, aunque también es usado en productos de panadería y pastelería, incluye también palomitas de maíz. Sirve para condimentar ensaladas mixtas de verduras y cereales.

Industria

Es usado en la materia prima del biodiesel como combustible para motores diésel, quiere decir que ayuda en la lubricación del motor.

Personal

Es usado como crema hidratante, de igual forma para la fabricación de jabón, labiales, protector solar y capilar. Actúa como acondicionador natural para el cabello mientras hidrata el cuero cabelludo, además de esto evita la caída prematura del cabello. Y elimina la caspa ya que posee propiedades antimicóticas.

De igual forma el Aceite de Coco también sirve como desodorante natural cuando es combinado con polvo de almidón de maíz y bicarbonato de sodio.

En mascotas

Aplicado en la piel de las mascotas el aceite de coco actúa como repelente de pulgas y garrapatas. También calma la comezón en caso de dermatitis.

En niños

Si se combina con vinagre de manzana es un gran tratamiento contra los piojos. El Aceite de Coco puede ser utilizado en caso de erupciones aplicando directamente en la piel del bebe.

Ambientadores Naturales

Ayuda a reducir la fatiga y el cansancio, además de proporcionar un agradable olor en el ambiente.

Mascarillas de aceite de coco

Como se ha venido indicando el aceite de coco es el mejor producto para el cuidado de la piel, este sirve para limpiar, hidratar y rejuvenecer el cutis. Te recomendamos combinarlo con:

  • Miel y limón: suaviza y humecta la piel.
  • Aceite de almendras: reduce las arrugas y limpia la cara.
  • Azúcar moreno y yogur natural: exfolia y nutre la piel del rostro.
  • Cúrcuma y aguacate: hidrata profundamente la piel.
  • Avena: al igual que el azúcar y el yogur exfolia y nutre el rostro. Previene el acné y limpia las impurezas.

Cómo preparar aceite de coco casero

Hacer aceite de coco casero no es una demasiado complicada, aunque sí que pueda llegar a ser pesada. Y es que habrá que comprar los cocos, abrirlos, cocinarlos y un largo proceso que en muchas ocasiones no compensa, ya que comprar el aceite de coco es sencillo, y en la mayoría de las ocasiones se puede conseguir a precios muy competitivos. No obstante a continuación te vamos a mostrar cómo preparar aceite de coco paso a paso y de forma sencilla;

Materiales necesarios

  • Cocos
  • Un objeto con el que poder romper y abrir el coco
  • Una olla de acero inoxidable donde coceremos el coco
  • Tamices
  • Licuadora

En cuanto al número de cocos que vas a necesitar debes de saber que para realizar 150 gramos de aceite de coco, aproximadamente, necesitarás entre 9 y 10 cocos. Para preparar 50 gramos de aceite de coco, el número de cocos necesarios será de entre 3 y 4 cocos.

Proceso

  • Lo primero que debes de hacer es comprar los cocos, eligiendo aquellos que estando maduros, estén lo más frescos posibles y que sean de buena calidad. Si no sabes cómo elegirlos, siempre puedes pedir la ayuda del frutero.
  • Ahora que ya tenemos el principal ingrediente del aceite de coco corta el coco por la mitad con un cuchillo, para escurrir la leche de coco en un frasco o recipiente.
  • El siguiente paso será romper los cocos con un martillo u objeto pesado. Una vez rotos saca la carne de coco de la cáscara con un cuchillo, con mucho cuidado de no cortarte, y enjuaga bien los trozos extraídos.
  • Los cachos de coco que hayas conseguido debes de cortarlos en trozos más pequeños para poder introducirlos en la licuadora. Como recomendación, debes de intentar moler las piezas de coco con agua caliente para que este quede suave.
  • Apoyándote en un colador, debes de separar la leche de coco. Intenta apretar los trozos de coco para que salga toda leche posible y los trozos queden lo más secos posibles. Puedes además usar un tamiz con una malla más fina para poder eliminar las partículas más pequeñas de la leche de coco.
  • Ahora que ya tenemos la leche de coco, deberemos de introducirla en la nevera tapándola. Con esto conseguiremos que el recipiente se enfríe y se solidifique el aceite. A la mañana siguiente podrás ver como el aceite se ha separado del agua y se ha quedado apelmazado en la superficie del recipiente.
  • Con el aceite de coco blanco, debemos de colocarlo en una olla de acero inoxidable. El agua que se ha quedado en el recipiente, separado del aceite, tiene un muy buen sabor a coco por lo que puedes utilizarlo para otras recetas.
  • El último paso es cubrir la olla y calentar todo el contenido a fuego lento. Deberás de cocinarlo hasta que notes que algunas rodajas de coco estén carbonizadas en el aceite. Al poco tiempo deberás de retirar la olla del fuego, y esperar a que el aceite de coco se enfríe. Si todavía notas muchos trozos carbonizados en el aceite puedes pasarlo por un tamizador con una tela de gasa para eliminar esos pedazos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies