Saltar al contenido

Cómo fingir que tienes trabajo

abril 7, 2021
Cómo fingir que tienes trabajo

Ya desde el principio no nos vamos a andar con rodeos, y te vamos a decir directamente que fingir que tienes trabajo no es tarea para nada sencilla, pues hay que involucrar una serie de elementos que hagan ver que sí, y esto, ya te avisamos que es algo realmente complicado. En este caso, debes cambiar tu comportamiento, horas de entradas y salidas de casa, en fin, modificar varias cosas, y sobre todo, la más importante, demostrar que te pagan por ello.

Según sean las razones por las que quieres fingir que tienes trabajo, debes tener un buen plan para demostrarlo. Asumir cambios de todo tipo, que van desde horario para levantarte hasta cambios de rutinas  en tu vida social. A lo largo de este artículo te vamos a dar consejos e instrucciones para fingir que tienes trabajo, así que continúa leyendo y haz pensar a los demás que en realidad tienes qué hacer.

Cómo fingir que tienes trabajo

Si quieres fingir que tienes trabajo, sigue al pie de la letra estos consejos y todos creerán que ya tienes responsabilidades por atender. Recuerda que debes cambiar toda tu rutina en casa, con amigos, en la universidad y ante cualquier persona que te conozca para que no te descubra:

En tu propia casa

Para hacer creer en tu propia casa que tienes un trabajo, debes crearte un itinerario para que te mantengas fuera de ella, es decir, levantarte desde primeras horas de la mañana, en caso que quieras fingir que trabajas durante el día. Lo que debes hacer es planificar a qué hora ya estarás despierto, preparar todo y salir. De esa manera, quienes vivan allí se darán cuenta de lo que estás haciendo y pensarán que vas trabajar. Recuerda que por lo general son ocho horas de trabajo, aunque siempre podrás decir que hiciste “horas extras” o acabaste tu trabajo rápido y pudiste escaparte un poco antes.

Si lo que quieres hacer creer que trabajas en horario nocturno, es distinto, tendrás que dormir durante todo el día, de manera que piensen que andas muy agotado del turno en la noche. Entonces, para que puedas fingir que tienes un trabajo especialmente en este horario, planifica una hora específica de salida y de llegada a casa, esa será la mejor opción y la única forma para que puedan creer que tienes un trabajo.

Como consejo, podemos decirte que es muy importante que antes de realizar todo esto, prepares el terreno, y evalúes todos los detalles para que puedas desarrollar tu plan de la mejor forma. Como ya se mencionó al principio, hacer creer algo a alguien,  no es fácil, pero se puede lograr, sólo hay que saber mover las piezas.

Fingir que tienes trabajo

En tu vida diaria (con amigos)

Los cambios siempre son evidentes, y hacer un ajuste en la rutina diaria hará notar aún más esos cambios. Por ejemplo, si buscas fingir que tienes trabajo, debes modificar incluso la dinámica de permanecer con tus amistades, si en un momento pasabas demasiado tiempo con ellos, ahora debes cambiar eso.

Según lo que vayas a realizar, tienes que hacerlo muy bien de manera que el plan salga cómo quieres, recuerda que fingir que se tiene un trabajo a veces no resulta tan sencillo. Ahora bien, una vez decidiste qué hacer, lo más probable es que tus amistades noten el cambio, coméntales que tienes un nuevo empleo y ya no podrás tener mucho tiempo para compartir. Lo más seguro es te vean poco, reúnete con ellos únicamente los fines de semana y cuéntales sobre tu trabajo (mantén una idea del tipo de trabajo y funciones), diles sobre tus tareas, etc. Esto reforzará sus creencias en relación a tu nuevo empleo.

En este caso el consejo que te podemos dar es que si ya te tomaste en serio fingir ante tu círculo social que tienes trabajo, sólo debes poner manos a la obra y ejecutar muy bien  cada uno de los pasos. La idea es fingir y que te crean. Ya encontrarás qué hacer en el tiempo alejado de ellos. ¡Suerte!

Fingir que tienes trabajo en la universidad

Quizá has querido zafarte de reuniones para hacer los deberes de la  universidad, tus razones debes tener, pero lo más lógico es que cuentes con un buen pretexto para ello. Tranquilo, puedes fingir que tienes trabajo, decirlo es muy simple, pero llevarlo a la práctica sí puede costar un poco, sobre todo para que no te descubran.

Lo que debes hacer es hablar con tus compañeros y decirles que no podrás reunirte durante las siguientes semanas pues tienes un nuevo trabajo. Muéstrate siempre sin tiempo para conversaciones casuales al salir de alguna clase y crea un ambiente de “premura” por salir, esto les dejará una idea que en verdad vas de prisa y con cuentas con suficiente tiempo para perderlo. Si te preguntan sobre tu trabajo, explica que es algo personal, que llevas un buen tiempo en ello y por eso tienes muy poco tiempo, eso sí, nunca des el nombre de la supuesta empresa u oficina donde “trabajas”.

Recuerda planificar muy bien lo que dirás, organiza tus horario sólo para reunirte en tu lugar de estudios, nunca en horarios fuera de ello. Y si lo que quieres es librarte un poco, esta es la mejor alternativa para hacerlo.

Remuneración

Al fingir que se tiene un trabajo, también debes analizar cómo harás para obtener los “pagos” de ese trabajo. Como es lógico, éstos no aparecerán pues nunca ha habido un trabajo real, en este caso puedes optar por vender cosas, discretamente, que te proporcionen ganancias, de manera que, si aún vives en familia, puedas aportar.

Si por el contrario, vives solo o sola no hay mayor problema, no tienes que dar explicaciones a nadie con respecto a la remuneración de tu supuesto empleo. Aprovecha entonces el tiempo libre que tienes ocupando ese “empleo”.

Ventajas de fingir que tienes trabajo

A continuación te mostramos algunas de las ventajas que tiene fingir que tienes trabajo, que aunque puedes dudarlo, las tiene;

  • Todos los que te rodean pensarán que estás muy ocupado y que por fin has conseguido trabajo.
  • Demostrarás que eres una persona responsable.
  • Podrás desvincularte de labores extras, ya que no cuentas con “suficiente tiempo”.
  • Ya nadie pensará que estás perdiendo el tiempo.
  • Tal vez, algunos de tus amigos o familiares comiencen a verte como alguien importante.

Desventajas de fingir que tienes trabajo

Por desgracia fingir que tienes trabajo puede tener también sus desventajas, algunas de las cuales te mostramos a continuación;

  • Pueden descubrirte en cualquier momento, las mentiras jamás dejan algo bueno.
  • Te arriesgas a perder amistades.
  • Pueden echarte de casa.
  • Jamás, nadie, volverá a confiar en ti.
  • En realidad puedes perder oportunidades de oro, respecto a un trabajo real remunerado.

¿Crees que te merece la pena fingir que tienes trabajo?, recuerda que es muy sencillo que te pillen fingiendo y las consecuencias pueden ser nefastas para ti.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies