Saltar al contenido

Cómo fingir estar muy ocupado en el trabajo con estos 10 sencillos trucos

diciembre 29, 2020
Fingir estar muy ocupado en el trabajo

Fingir estar muy ocupado en el trabajo puede ser fundamental en algunas ocasiones para convencer a tu jefe de que eres necesario, o de que eres el único empleado válido de tu oficina. Esto, claro está es necesario porque ni eres necesario, ni tan siquiera válido y no tienes mucha ocupación, pero no quieres perder tu trabajo o estar en la lista de posibles despidos de forma permanente.

En este artículo te vamos a dar 10 sencillos trucos con los que podrás fingir estar muy ocupado en el trabajo. Te servirán para tener convencido a tu jefe de que eres imprescindible, y posiblemente a media oficina muerta de la envidia y buscando ocuparse en cualquier cosa para parecerse a ti.

Cómo fingir estar muy ocupado en el trabajo

Si quieres fingir estar muy ocupado en el trabajo, solo tienes que seguir al pie de la letra estos 10 consejos que vamos a ofrecer. Nuestra recomendación es que no te olvides de ninguno, para parecer la persona más atareada de toda la oficina;

Demuestra que estás atareado

“Déjame organizar”, “me desocupo y te devuelvo la llamada”, son frases infalibles para hacer creer que estas muy ocupado en tus labores. Nunca respondas con un  “sí” a todo o des por hecho que estás disponible a cada rato, con esto sólo demostrarás que no tienes cosas por hacer.

Esto crea una sensación de que tienes todo el día copado y no puedes distraerte en cosas banales. Créelo, los demás te tomarán la palabra  y lo pensarán dos veces para molestarte nuevamente.

Pasa el día pegado a tu escritorio

Lo más seguro es que tengas algún que otro compañero algo fastidioso, es lunes, y no quieres hablar con nadie en la oficina. Te mereces un tiempo de calma en el trabajo mientras retomas nuevamente las fuerzas.

Lo único que debes hacer es levantarte de tu silla para ir al baño o cuando llegue la hora del almuerzo, el hecho de pasar todo el día con el mínimo contacto, hará pensar que tu lunes es “demasiado lunes”  y tienes muchísimas actividades por cumplir. Con esta estrategia nadie se atreverá a molestarte.

Mantén tu escritorio desordenado

Aun cuando las leyes laborales internas exijan un escritorio limpio y ordenado,  y no es que estés en contra de ello, si quieres parecer muy ocupado, entonces no lo ordenes en un buen tiempo, pues, el hecho de mantenerlo impecable, lejos de demostrar que eres pulcro, pensarán que cuentas con tiempo para mantenerlo así.

Si bien eres muy aseado y cuidadoso, mantener tu escritorio algo desordenado crea una sensación de alguien que cuenta con “muy poco tiempo” que apenas se sienta es a trabajar y a cumplir cabalmente con las obligaciones del día.

Pon muchas notas en tu escritorio

Notas

Siempre ten en tu escritorio una libreta de anotaciones, bolígrafo o lápiz, contar con estos recursos de primera mano será imprescindible para aparentar que siempre tienes algo que apuntar.

Varias veces, sobre  todo cuando notes que alguien se acerca,  toma la libreta y escribe algo en ella, si los demás observan que estas escribiendo, lo más probable es que sigan de largo y no te digan nada. Ganarás fama de “muy ocupado” si  varios logran verte haciendo esto.

Además no es mala idea que pongas muchas notas en tu escritorio, con Post-it por ejemplo para que parece que tienes y más tareas pendientes.

Elabora una mini guía de tus actividades diarias

Otra manera de hacer creer que eres una persona realmente ocupada, es que copies en una hoja, del tamaño que prefieras, todas las tareas pendientes de un día, así  sean inventadas, y la coloques en tu escritorio o la pegues al borde de tu ordenador, allí todos podrán observarla y dirán “oye, que ocupado está Pedro”.

Esta es una excelente alternativa, luego vas tachando cada una de ellas hasta terminar imaginariamente con todas, así los demás notarán que has cumplido con todo ese trabajo diario.

“No me molesten estoy concentrado en mis labores”

Cuando notes que alguien se acerca, toma un documento y míralo directamente haciendo gestos afirmativos, así sea que no lo estés leyendo, finge hacerlo, esa es la idea, simular que estás interesado en ese texto, te observarán concentrado leyendo y de seguro ni se atrevan a hablarte.

Este es un tipo de estrategia muy usada por aquellas personas que simulan estar ocupadas en sus labores diarias, cuando veas que alguien lo hace, es probable que esté aplicando lo mismo.

Habla con tu jefe

Habla con tu jefe

El hecho de reunirte con tu jefe, para hablar sobre cualquier tema, ya cuenta como faena, y ante los demás lucirás como alguien que tiene mucho por hacer y está tomando instrucciones de su superior, cuando en realidad están conversando  sobre el partido de baloncesto de la noche anterior.

Puedes complementar esta técnica y parecer más ocupado aún, si al entrar y salir de la oficina de tu jefe, llevas una libreta de apuntes, con esto te harás notar y tus compañeros tendrán una idea de que tienes obligaciones por cumplir.

Planifica tu agenda

Si quieres demostrar estar verdaderamente ocupado, planifica tu agenda de trabajo, pero con actividades y entregas que sólo tú sepas que son a largo plazo, pero ante los demás estarás con tu tiempo comprometido.

Este plan es sencillamente genial, ya que, aun cuando sabes que tienes deberes por cumplir, podrás desarrollarlos a tu ritmo y cuando lo consideres necesario. Tus compañeros no tienen por qué saberlo, con esta técnica hará pensar a los demás que eres alguien muy ocupado y no tiene tiempo para perderlo.

Usa gafas en la oficina

Sí, así como lo estás leyendo, usar gafas en tu lugar de trabajo, te hará ver más intelectual, por ende parecerás más ocupado en tus labores diarias, en caso que no uses lentes adaptados, consigue unos sólo para lectura.

La imagen con la que te expongas, demostrará mucho, y el hecho de proyectarte sabio en tu escritorio, leyendo en tu ordenador, enviando emails, entre otras cosas, dará una apariencia de ser alguien ocupado en el día a día.

Anticipa que estarás atareado con tus deberes del día

Un método que no falla, es que anticipes a tus compañeros de trabajo que estarás muy ocupado ese día, diles que tienes un millón de cosas por hacer, con esto entenderán que no deben molestarte y pasarán de ti.

Con esto dejas sobreentendido que tienes muchas ocupaciones y manifestarás que sólo estarás dedicado a tus tareas, incluso con esto, podrás zafarte de algunas asignaciones, tendrás la excusa perfecta de estar “al límite” para asumir otras.

¿Preparado para fingir estar muy ocupado en el trabajo con estos 10 consejos que te hemos dado?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies