Cómo cultivar mango a partir de su semilla en un maceta

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram
Share on pinterest

Cómo cultivar mango a partir de su semillaCómo cultivar mango a partir de su semilla

Cultivar mango a partir de una semilla es un proceso complicado, y más si queremos llevarlo a cabo en una maceta, pero a diferencia de lo que muchos creen no es imposible. Y es que esta fruta, que es una de las frutas exóticas más populares, por su sabor y su textura, crece en casi cualquier lugar, si lo hacemos siguiendo unos pasos y proporcionándole unos cuidados imprescindibles.

Para conseguirlo vamos a necesitar una semilla de mango, una maceta, una zona cálida de la casa y mucha paciencia. Además no te vendrá nada mal una serie de pasos a seguir y consejos que te van a ayudar a cultivar mango partiendo de una semilla y hasta llegar a tener un árbol frutal repleto de mangos, eso sí, no de forma inmediata, sino en al menos un año.

Pasos para cultivar mango a partir de la semilla

El mango es una fruta exótica que proviene del árbol tropical que recibe el mismo nombre y que es característico de la India. Viendo su país de procedencia, ni que decir tiene que crecen en zonas cálidas, por lo que lo primero que debes de conseguir es una zona cálida en tu casa, ya sea interior o exterior, aunque es más recomendable que sea al aire libre.

Si no has encontrado una zona cálida no te preocupes, siempre puedes adquirir mango online en multitud de tiendas de la red de redes, pero si ya has encontrado la zona perfecta para ubicar tu plantación de mangos, sigue estos pasos para comenzar el proceso;

Consigue una semilla de mango

Lo primero que debemos de conseguir es la semilla de un mango, que puedes extraer del propio fruto del mango. También puedes comprar las semillas de forma individual, aunque a buen seguro te reconforta y divierte mucho más, ver como el mango que has disfrutado, se convierte después en un frutal imponente y que te proporciona frutas exóticas.

Si te has decantado por sacar el hueso del mango, limpiarlo bien y retírale toda la pulpa. Una vez lo tienes perfectamente limpio, abre con mucho cuidado el hueso, e intenta sacar la semilla que se encuentra en su interior y que es la que vamos a sembrar.

La tarea no es para nada sencilla y deberás de usar un cuchillo para intentar abrir una grieta que te permita acceder al interior. Hazlo con mucho cuidado y paciencia, ya que cortarse es bastante fácil. Dependiendo del tamaño del mango, la semilla será más o menos grande.

Semilla mango

Fase de germinación de la semilla de mango

Una vez hemos conseguido sacar la semilla del interior del mango, comienza la fase de germinación de esta semilla. Para ello debes de humedecer una servilleta de papel, sin mojarla tanto que se llegue a romper, y envolver en ella la semilla.

Ahora coloca la semilla envuelta por la servilleta húmeda en una bolsa, que debería de ser en la medida de lo posible impermeable, para que no pierda la humedad, y trasparente para poder seguir de cerca el proceso. Puedes usar por ejemplo una de las clásicas bolsas en la que nos dan las gominolas en cualquier quiosco o las típicas bolsas que se usan para congelar diferentes alimentos.

Te puede interesar  Cómo hacer un sistema de riego automático para regar tus plantas

Por último coloca la bolsa en una ventana que se encuentre bien iluminada, donde deberá de estar al menos dos semanas para que comience a germinar.

Planta la semilla de mango germinada

Una vez pasadas al menos dos semanas o cuando veas que la semilla ha comenzado a germinar, ha llegado el momento de plantar nuestro pequeño mango. Abre la bolsa de la semilla, y comprueba que no tiene moho. Solo si no está afectada por el moho podremos trasplantarla a una maceta, de lo contrario deberemos de desechar esta semilla.

Entierra la parte cóncava de la semilla a unos 2,5 centímetros de profundidad en la maceta llena de tierra, que deberíamos haber enriquecido previamente de compost. Ten mucho cuidado de no estropear las raíces y los posibles brotes que tenga la semilla.

Cómo cuidar tu planta de mango

Cómo cultivar mango en macetas

Para cuidar nuestro mango recién nacido y que pueda prosperar hasta darnos frutos exóticos, debes de mantener el suelo siempre húmedo. Además, y como ya hemos comentado, es imprescindible que la maceta se encuentre ubicada un lugar cálido, pero a la vez sombreado. Deberemos de mantenerla en un lugar sombrío hasta que comience a brotar, algo que puede tardar de dos a tres semanas.

Ten presente que va a pasar bastante tiempo desde que plantas tu semilla de mango hasta que puedas obtener frutos. Para que esto suceda debes dejar crecer la planta, y cuando veas que ha pegado el estirón y que se encuentra fuerte y saludable, puedes pasarla a una zona soleada para que pueda comenzar a crecer el árbol.

Durante sus primeras semanas de vida deberás de regar de forma diaria, con dos cucharas de agua, para según vaya pasando el tiempo ir disminuyendo su riego. Lo ideal que al cumplir el primer año lo estemos regando un par de veces por semana. Además durante este primer año de vida es muy recomendable agregar fertilizante natural, al menos una vez al mes, combinándolo con agua caliente para que no afecte de manera tan directa a nuestra planta.

Debes de cortar las malezas de forma regular, para evitar que se propaguen por la maceta, y sobre todo para que no afecten a nuestra planta.

Por último, después de la temporada de fruta o lo que es lo mismo en otoño, y aunque no tenga mangos, debemos de cortar las ramas a 2,5 o 3 centímetros del tronco y eliminar aquellas que puedan ser demasiado altas o anchas.

Con todos estos cuidados es posible que nuestro árbol de mango comience a dar frutos pasado el año, aunque no es una tarea sencilla y la mayoría de personas que se lanzan a intentar cultivar este árbol frutal fracasa en el intento. Recuerda que la zona cálida es imprescindible, y que en invierno debemos de proteger la planta o árbol en interiores cálidos.

Esperamos que este pequeño tutorial te sirva para tener tu propio mango a partir de una semilla, y además queremos animarte a que lo intentes. Es un proceso complicado, pero muy divertido y gratificante, y si además tienes la suerte de llevar tu semilla de mango a buen puerto vas a ser la persona más feliz y orgullosa de todo el planeta.

¿Has conseguido tu árbol de mango que da mangos partiendo de una sola semilla?, cuéntanoslo en el espacio reservado para los comentarios de esta entrada o bien a través de alguna de la redes sociales en las que estamos presentes, y sobre todo enséñanos una foto de tu logro.

Marty Byrde

Marty Byrde

Aunque solo soy un personaje de ficción, disfruto de la tecnología a diario. En mis ratos libres me gusta escribir, leer y escuchar música. Te contaría más cosas sobre mí, pero tampoco necesitamos conocernos tanto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies